domingo, 27 de julio de 2014

NACE UN NUEVO LIBRO: "El lado de los Tarcos" de Estela Porta, Tafí Viejo, Tucumán, Argentina



DEL LADO DE LOS TARCOS
      Cada día, ellos libran su batalla. Por suerte, la vida los parió artesanos, artistas, labradores, maestros, magos y cuando el vendaval hace tambalear o derriba los tarcos, sus manos amasan la nada y vuelven a crear el mundo, como la primera vez, el primer hombre, la primera mujer y la manzana.



LA TOMA DE AGUA*
      Todo el sol en su cabeza. Con llagas en los botines, ya iba llegando. Los pájaros poemaban la cintura del día. Apresuró el paso. Toma de Agua, decía el cartel en letras azules. Cuando la tuvo cerca, ese único ojo aturquesado en la piedra le hacía guiños, bésame decía el agua en su rumor, su desnudez lo turbaba. Y la besó, la besó, la besó. Más tranquilo, se sentó bajo la sombra de un nogal a contemplar la danza de esa silueta transparente. Así lo halló Chavarría**, el Tomero, al día siguiente. Lo mató la insolación, dijo el médico. El agua ríe y él sigue atrapado en la eternidad de la orilla.



EL BESO
      Por el humo invisible de su chimenea, día a día, exhalaba el Gigante* sus sueños de grandeza: el Tren Presidencial, gestado en sus entrañas, y el Tren Alma, que llegó con heridas sobre su piel blanca y partió estrenando una ilusión, y el tren de la vida dormida hasta que un beso, una Palabra, muchas manos hoy…

*El Gigante: metáfora para designar a  losTalleres Ferroviarios de Tafí Viejo, que funcionaron desde 1910 (en la década del 50 llegaron a ser los más grandes de Latinoamérica con 22 hectáreas ocupadas y unos 5.663 empleados) hasta 1980 en que cerraron sus puertas. Posteriormente fueron reabiertos en 1984 y en 2003. Fuente: Talleres Ferroviarios de Tafí Viejo 100 años.



NADIE
      Sin nombre ella, la limonera (le dice el pueblo). Puerta por puerta, $3 la docena y tres de yapa. No la bolsa, le pesaban los años en su espalda. Su cargamento de soles no pudo calentarla más. Invierno del alma. Esa tarde, ella fue lluvia y llovió su hielo sobre el banco frío de la plazoleta. Su último lecho. Los limones de la bolsa seguían rodando por el suelo…



INMIGRANTES I
      Llegó con su cargamento de ilusiones y de miedos. Con sus manos fuertes. Una voluntad que nadó un océano. Y se enamoró de esta tierra negra. Andar y desandar los surcos. Las semillas cayendo de los dedos. El sol dibujaba pentagramas en su piel y él cantó el himno a los primeros brotes. Tantas lunas velaron su desvelo. Don Manolo, el gallego, murió de pena cuando la primera carrada de limones partió para el mercado.



INMIGRANTES II
      A cara o cruz todos sus sueños. Diseñar su nueva vida sobre un papel de moldes nacarado llevó su tiempo. Con una tijera gigante lo recortó a su medida. Primero hilván flojo, luego costura a mano, artesanal su mundo, como los trajes para il cavaliere. La sastrería le sonreía. Pero. A través de cada ojal veía a su Italia, el tío Gigio.





SI ME INSTALO EN TU AUSENCIA
      te recuerdo. Las páginas de Cortázar anunciaban el final del juego cuando el grito de penal abrió un pozo en el corazón. Partido celeste y blanco, patria en juego y los dedos cruzados sobre el pecho. La pelota milagrosa agujerea la red, ruge el suelo y en un goooooooool estirado se desborda el océano de banderas. Es cuando los cronopios y las famas abrazados se instalan en tu ausencia y me recuerdan que por penal contundente, un simple tiro penal al corazón, en la avenida de los tarcos, te gané el mundial. 



2 DE ABRIL
                                     Al Cabo 1° Oscar Alberto Quipildor, héroe taficeño, in memoriam.

       Todo blanco. El hielo, el mármol, el recuerdo de ese otoño innombrable, con tanto miedo anudado en el pecho. Partió con un coraje inusitado, pero que no le alcanzó para volver. Hieren las agujas del Atlántico, “Caído en combate”, hieren las palabras sobre la piedra. Caído por la Patria. Hay un corazón de madre y un corazón de pueblo que sangran todavía.


N.N.
                        A la memoria de  taficeños y no, desaparecidos en la última dictadura militar argentina.
                                                                
      Y cuando ya no le quedaba qué perder, se apropiaron de su nombre y de su muerte.


FUNDACIÓN
      Cuando te hieren los cristales de la muerte y sus mil caras y el dolor es tan intenso que te instala en el infierno, anotaba la escritora, hay que tejerse alas y derechito hacia la luz; quedarse ciega, oler l'amor che move il sole e l'altre stelle* . Y balbucear todo de nuevo, porque somos lenguaje y tiempo, escribía. Era domingo y Tafí Viejo.



  
DEL LADO DE LOS TARCOS II
      Del lado de los tarcos, el cielo y el infierno cotidianos. -La alegría y el dolor de parir la vida cada día, repetía parsimoniosa la Nina Velárdez, con el mate con poleo entre las manos.






(C) ESTELA PORTA
Poeta y escritora de Tafí Viejo, Tucumán, Argentina

MIEMBRO ASESOR CULTURAL DE ASOLAPO ARGENTINA 
por TAFÍ VIEJO, TUCUMAN

miércoles, 23 de julio de 2014

CERVANTES, de Rodolfo Leiro, poeta y escritor argentino






CERVANTES

Imagen de : culturaen10.blogspot.com

CERVANTES

Si Cervantes viviera me diría
mientras Sancho su escudo le sostiene,
eres parco poeta que se abstiene
de acuñar cada verbo en pedrería:

No arribará jamás la orfebrería
que el soneto su mística mantiene,
mientras tu parca frase váse y viene
en un circo viral sin simetría.

Despacha de tus egos cada estría,
acuña mi estupenda geometría
con la lanza del verbo que me impele;

si marchas a mi lado se podría
derribar cien molinos sin sangría.
¡No lo quise seguir y eso me duele!

©RODOLFO LEIRO, poeta y escritor argentino.
Miembro fundador y Presidente Honorario de ASOLAPO ARGENTINA


UN 18 DE JULIO CUALQUIERA, de Salomé Moltó, Alcoy, Alicante, España


Imagen de: dibujosypegoletes.blogspot.com


UN 18 DE JULIO CUALQUIERA

Las fechas célebres no guardan en el colectivo humano el mismo nivel de importancia; para cada cual, su vivencia personal guarda un recuerdo imperecedero en lo más profundo de su corazón, porque hay hechos que sólo ocurren una sola vez y nos marcan de por vida... Por eso este 18 de julio tiene para mí otro recuerdo personal arrasado por los avatares y tragedias que nos impuso la guerra que despuntaba al viento.
Me he acercado a la ventana y lentamente he apartado la cortina que la cubre casi toda. Compruebo con sorpresa, que pocas cosas han cambiado en el viejo patio, al fondo el olivo permanente, bajo cuyo ramaje, nos cubríamos de los rayos del sol por el día y de los besos furtivos por la noche.
Y vino a mi memoria aquella noche del verano ya 78 años trascurridos, aquel 18 de julio del 36 cuando fui a tu encuentro con el ansia desmedida que tu fulgor enalteció. Aquel encuentro fugaz, aquel despertar adolescente que el terror de la guerra arrasó inconmensurablemente, aquella destrucción implacable que hemos sufrido con tanto dolor.
Las lentas y suaves caricias, el ardor clamoroso del tacto de una piel suave, de unas carnes prietas, de un aliento vacilante, de una culminación ardorosa, de suspiros contenidos, abiertos ahora al encuentro.
Momento a momento con profundo y nuevo placer, de una abertura al mundo, de un ser y no ser un volar a espacios nuevos para llegar a una calma placentera ¡cuánto vivir en tan poco espacio y tiempo!
Al volver, mi madre me esperaba en el pórtico de la puerta que separa nuestra casa, su mirada no era severa, ni triste ni alarmada, brillaba intensamente, quizás recordando tiempos suyos semejantes pero ya pasados.
Me miró con ternura y me susurró.
.- “Se te ha mojado la blusa, creo que vuelve a llover”.

©SALOMÉ MOLTÓ, poeta y escritora de Alcoy, Alicante, España.
MIEMBRO HONORÍFICO DE ASOLAPO ARGENTINA






EL MIMO, de Yolanda Elsa Solís Molina, Barcelona, España


Imagen de : www.tattoodonkey.com

EL MIMO

Caminar por el Paseo de Gracia, es un constante descubrimiento…
En dirección a la Plaza Catalunya, cuesta un poco más, el camino se va empinando… a la vuelta es bajar casi apurando el paso…En las plantas bajas, casi todos los edificios tienen salones comerciales pero alzando la vista se ven artísticas rejas y balcones con la historia particular o colectiva, de sus ocupantes. Dan pena, algunos balcones desnudos de flores y plantas, pero aún más, los tallos resecos que acompañan casi siempre a una hipotética situación de abandono… Ya sea de inquilinos o la clara imagen de alguien, que ya no tiene la hermosa ilusión de cuidar una planta, atisbar sus pimpollos y una tarde de primavera, asistir al deslumbrante espectáculo de casi percibir el rayo de sol, que apresura la plenitud de su paso a una rosa aterciopelada. Cada rostro que se cruza en el camino es una historia. Las jóvenes con los últimos adelantos de la moda, recorren las casas con escaparates coloridos y maniquíes luciendo lánguidamente los últimos modelos de París, quizá auténticos, quizá copiados hábilmente por alguna modista ingeniosa.  Grupos de turistas chinos, siguiendo el paraguas en alto de la guía catalana, últimamente guiándolos a través de un micrófono sujeto en su pecho. Hasta hace poco, se reunían en corrillo, hasta que ella les relataba historia o arte como complemento de cada monumento o casa, fuente o museo…
La pareja de ancianos, abrigados y lentos, tomados del brazo hasta entrar en la cafetería.
El ama de casa, con su carrito para el mercado; la anciana, paseando a su perrita; los pianistas en la plaza frente al Banco, con su bote a medias, tendrán que seguir unas horas más para poder comer una tapa cada uno... Frente a la terraza de la plaza del Pino, hay un artista de oficio que con solo caminar en veinte metros, primero despierta la curiosidad de la gente, simplemente caminando con su bombín y una especie de smoking… De pronto, comienza a caminar muy junto de alguna pareja o señora sola, o familias con niños…..Sólo como buen mimo, imita alguna particularidad del elegido,  Con infinito respeto sin ningún movimiento o mirada hacia  quien acompaña, lo saluda respetuosamente haciendo un ademán hacia su sombrero….La gente, de la terraza, ya va sonriendo… El mimo, elige ahora a otro caminante, imita su modo de caminar o ademán de llevar al perrito, o sacándose el smoking a medias… Allí, deja al elegido, que sonriendo se aleja… Dos jóvenes alemanas entran sin saber de qué se trata al ámbito de actuación del mimo…Inmediatamente, él se acerca, (con las sonrisas ya del público,) otros, ya detiene su paseo al notar las risas y aplausos de los que están en las mesas… El mimo, calculando los tiempos, sabe que llegó el momento de saludar con su bombín, al mismo tiempo que se acerca al público con una sonrisa y recoge artística y elegantemente, una lluvia de euros…

© YOLANDA ELSA SOLÍS MOLINA, poeta y escritora argentina, desde Barcelona, España.

Miembro Honorífico de Asolapo Argentina  

ÁNGELES DE LA PAZ, de Mirtha Gaitán, Argentina


Imagen de: www.redescuelasporlapaz.com

ÁNGELES DE LA PAZ
Niños del mundo,
predestinados por Dios,
iluminados por su inocencia,
destellen,
como símbolo de la Paz.
Visiten campos arrasados,
niños huérfanos y hambrientos,
contaminados
sus juguetes navideños
con la realidad de armamentos verdaderos.
Lleguen a los tiranos corazones
de los señores
de la guerra,
penetren en sus almas perversas,
sueñen,
con un mundo liberado.
Anclen en la esencia
de la sensibilidad.
Niños del mundo,
ángeles alados,
misioneros
inquebrantables  de la Paz,
demanden,
la conciliación de la humanidad.
                                                                   
©MIRTHA GAITÁN, poeta y escritora argentina
Miembro Honorífico de Asolapo Argentina



lunes, 7 de julio de 2014

SUEÑOS DE POETA, escribe Yolanda Elsa Solís Molina, desde Barcelona, España


                                                    Imagen de: encuentros-vigia.blogspot.com


SUEÑOS DEL POETA

El sueño del poeta es quien distancia las oscuras tinieblas en la noche
acompaña  el recuerdo y la nostalgia, la soledad , las ausencias y el reproche.
Los sueños del poeta son ventanas, mensajes desde nubes pasajeras,
flores  y sol , tañido de campanas ,colores de añoranzas plañideras…
Los sueños del poeta son suspiros, son palabras de amor medio olvidadas
son reclamo , ilusión y son vestigios, vuelo de mariposas por las ramas
Los sueños del poeta son heridas que lloran por ausencias muy amadas
son espinas que sembró el destino, con campanas que llaman a misa….
Los sueños del poeta son los versos, envueltos en fervor, sueños y hastío
que reviven amores que no pueden, como el Ave, surgir de las cenizas.


© YOLANDA ELSA SOLÍS MOLINA, poeta y escritora argentina, desde Barcelona, España.
MIEMBRO HONORIFICO DE ASOLAPO ARGENTINA



RAMÓN AYALA, "DECLARACIÓN DE PERSONALIDAD DESTACADA DE LA CULTURA


"Declaración de Personalidad Destacada 
   de la Cultura a Ramón Ayala"


Día lunes 14 de julio de 2.014 a las 18 hs.
En el Salón San Martín del Palacio Legislativo.
Perú 160- CABA

Disertación a cargo de:
Pedro Patzer- Carlos Splausky- Marcelo Simón


FELICITACIONES AL QUERIDO MIEMBRO HONORIFICO 
Y EMBAJADOR DE LA PAZ DE ASOLAPO ARGENTINA!!!