miércoles, 27 de agosto de 2014

TRÍPTICO DE LA CONFIANZA EN LA PAZ, de Irene Mercedes Aguirre, Argentina


Imagen de: smacario.blogspot.com


TRÍPTICO DE LA CONFIANZA EN LA PAZ

I  La tentación

¡Ah, cascabeles necios y  atrevidos,
que resuenan y avivan  los desvelos
hacia rutas de caos  y revuelos
¡Carnadura extremada a rojos vivos!

Un ardor animal   de cortos vuelos
e inconstantes proyectos compulsivos
en   su  cárcel  nos vuelve  los  cautivos
de las propias miserias y recelos.

Los tenaces transcursos de las horas
van quitando sentido a la palabra
de brutal  complexión. Por eso imploras

como un niño el feliz   ¡Abracadabra!
que remueva   con frescas cantimploras
las falacias  astutas y macabras.
 
                         
II  El retorno valiente

Nada existe peor que la conciencia
de vernos como somos, finalmente,
el yo desajustado, maldiciente
y en medio del horror, clarividencia.

Entre la bruma gris, clama vigente,
una señal precisa de exigencia,
llama  al retorno en paz, sin estridencia,
con  su candil de luz resplandeciente.

¿Cómo limpiar el odio acumulado?
¿Puedo mirar al otro cara a cara?
¿Hablar con él sentándome a su lado?

¿Será posible superar la tara
del desencuentro más desmesurado
que al hombre hiere con su  cruel escara?


III  Caleidoscopio y Humanidad

Dejemos hoy atrás los circunloquios
que justifican lo injustificable
y sin temor vayamos al estable,
fértil  encuentro para los coloquios.

Copernicano giro de admirable
conformación de agudos telescopios,
para mirar sin odios y sin opios
un mundo nuevo, pleno, realizable.

Imaginemos una mesa amable,
la distensión de ajenos y de propios
¡Esa mañana azul, inolvidable!

Juntos y prestos sumemos acopios
de  acercamientos ¡Y el irrefutable
valor humano en sus caleidoscopios!


© IRENE MERCEDES AGUIRRE, poeta y escritora argentina.
Miembro Honorífico de Asolapo Argentina



AQUELLAS HORAS, de Leticia Mure, Tucumán, Argentina

www.fanpot.com

AQUELLAS HORAS


Aquellas horas,
torrentes de fuego
que consumen el sabor
de la fronda,
vestigio de tardes mutiladas,
zozobra de mis venas,
no son caparazones
sobre el suelo mustio del verano,
solo el desgarrado duelo de los cardos .


© LETICIA MURE, poeta y escritora argentina desde Tucumán.
CANCILLER CULTURAL DE ASOLAPO ARGENTINA




ERES NECESARIO, de Lidia Cristina Carrizo, Argentina


www.culturademontaña.com.ar

ERES NECESARIO


                             al maestro escritor poeta Rodolfo Leiro
                                                       in memorian

Un fuerte sacudòn, ensombreció mi espacio,
el de mensajes, dedicatorias, recibir ese caudal
amatorio poético de las palabras consagradas,
donde la estética bella, rigurosa y selectiva,
empleabas en tu fino lenguaje lìrico cotidiano
para conmovernos el espíritu, hoy sometidos a
no entender, que no te tendremos en persona,
que hallas dejado solo en este plano físico.

Maestro... si eras tan necesario, el solo saber que
estarías siempre en tu correo a diario, sin descanso.

Tú sí lo presentías en el duro caminar
del tiempo despiadado con memoria, que elige,
se antepone a lo querido, nunca descansa
¿cómo poder entenderlo?
Sin quererlo, te has ido Maestro Rodolfo Leiro ...
¿Sabrás acaso que eres necesario recordarte siempre?...


© LIDIA CRISTINA CARRIZO, poeta y escritora argentina.

EMBAJADORA DE ASOLAPO ARGENTINA

jueves, 21 de agosto de 2014

AUSENTE, de Esther Gonzalez Sanchez, España


Imagen de: conversacionesdecafe.blogspot.com


AUSENTE

A la memoria de Rodolfo Leiro

¡POETA de los tiempos!
Fue un grito funeral
con vientre de ballena
tu perdida batalla:

Muy adentro de ti,
con esa calma opaca
de dormidas farolas
te veía un oscuro,
afilaba el desorden de un estruendo,
y al abrir su barrica
la tan lóbrega boca,
palideció la tarde confirmando
la gravedad dolora de su sino:
Bastaron dos sentencias,
dos sílabas de arpones,
para llevarte al umbral de una puerta
abastecida en llaves.

¡Alzado corazón,
como un secreto en púrpura tulipa!

Más alto que el vacío,
Oriente y Occidente
llueven tu brillo en pie, con el rigor
de una despedida luminar,
y tal como si fueran
hermanados, unívocos encuentros,
como rosa  amarilla
cae la turbación
del sol sobre tus hombros
y la blanca virtud de la mañana
no quiere madrugar en otras puertas.

Dulcemente dormido:
con esa calma opaca que te obliga
gavillándote el pecho,
muriendo en sus violetas,
leve pareces
como una huida en pausa.
Blanco derrumbe albergas
cual si fueras el último
esfuerzo de la mar
por llegar a sus playas,
o pesara en tu párpado
la soledad caída
de un pensamiento íntimo.

Sólo y venial; guitarra muda al aire
pareces
absorto en desacuerdos,
cual si una rebelión de girasoles
invadiera tus hábitos de luz,
exigua y agotada
en la artesa del tiempo
la bondad fraudulenta
de los panes prestados.


©ESTHER GONZALEZ SANCHEZ
Vicepresidenta de ASOLAPO en España
Integrada a REMES (Red Internacional de Escritores en Español)
Miembro de la Asociación de Escritores y Artistas de España
MIEMBRO HONORÍFICO DE ASOLAPO ARGENTINA

miércoles, 20 de agosto de 2014

NOTICIAS DE ASOLAPO ARGENTINA, CARLOS SPLAUSKY EN ARGENTINISIMA SATELITAL

Noticias de nuestros miembros: Carlos Splausky en Argentinísima Satelital.

Felicitaciones!

EL NIÑO, de María Ester Sorbello, Argentina


Imagen: nataliamaribelartes.blogspot.com


EL NIÑO
           
 “El muchacho no reacciona,
“Silencio, baldíos, poca gente”
"ausente y exhausto”
Jorge Accame.


Silencio, baldíos
poca gente,
basural inmundo
alimañas y ratas.

Camino despacio,
cansada me arrastro
buscando comida,
tal vez algún trapo
que cubra mi cuerpo.

Camino buscando
más nada aparece.
y sigo despacio.

Veo entre la mugre,
una bella muñeca
sin piernas, sin brazos
me mira llorando
cual negro presagio.

Y sigo caminando
de ahí a unos pasos,
lo veo tirado
lo muevo, lo miro.
Él no reacciona
parece dormido.

Sucio, harapiento…frío.
Silencio en el baldío,
el niño…
¡El niño está muerto,
aunque parezca dormido!

©MARÍA ESTER SORBELLO, poeta y escritora argentina.
MIEMBRO HONORÍFICO DE ASOLAPO ARGENTINA



AMOR PERDIDO, de Yolanda Elsa Solís Molina, desde Barcelona,España


Imagen de: matilde-unvergelenlaciudad.blogspot.com


AMOR PERDIDO

En el fondo de esa fuente, estoy mirando los sueños
que quedaron escondidos entre piedras y esperanzas
en ese fondo murieron destrozadas por el tiempo...
ilusiones confundidas entre el ayer y el mañana...

En el camino palomas, que te esperaban dormidas
al escuchar tus cantares desde el fondo del sendero
aleteaban desde lejos, tan solo al ver tu sonrisa...
y bebían de la fuente , rodeándote con esmero.

Ya no están ni las palomas, ni la fuente, ni el sendero
ya no se escuchan tus risas ni tu paso en el camino
Emigraron las palomas, confundiéndose en enero
y quedé solo entre sombras, con mi corazón herido. 

© YOLANDA ELSA SOLIS MOLINA, poeta y escritora argentina,
desde Barcelona, España.
MIEMBRO HONORÍFICO DE ASOLAPO ARGENTINA