bienvenidos

bienvenidos

jueves, 4 de febrero de 2016

EL SUEÑO DE TODOS, Teresinka Pereira, Ottawa, USA


Imagen de:www.biografiasyvidas.com



EL SUEÑO DE TODOS
                 A la memoria de Martin Luther King.

Que los iracundos supremacistas
reconozcan el lodo
en el cual se entierran
junto a su incompetencia.

Que los seudo-democratas
noten el cielo arder
con sus vuelos hipócritas.

Que los cobardes den vuelta
y miren alrededor de las tumbas
la marca de los dedos
que sin apretar gatillos
han matado a tantos seres humanos
en inútiles guerras causadas
por su ambición ilimitada.

El deseo de la paz podría abrigar
a todos en estos tormentosos
conflictos
y hasta interrogar a los iracundos,
a los hipócritas y a los cobardes:
¿Cuál es tu sueño?


©TERESINKA PEREIRA, poeta y escritora de Ottawa, Usa
MIEMBRO HONORÍFICO DE ASOLAPO ARGENTINA


LA HISTORIA ETERNA, Yolanda Elsa Solís Molina (Naló), Barcelona, España


"La dama del sombrero" creación de la autora para la portada del libro de Rodolfo Leiro---2O13


LA HISTORIA ETERNA

Mundo de noticias y guerras. Tumultuosas marejadas
de alaridos que los sueños, perdieron en madrugadas
¿Dónde se fue la esperanza y aquel sol de las mañanas?
¡Ya solo escuchas lamentos ,el estruendo y la metralla...

Mirando vivir quedamos, mirando morir, sufrimos´...
por los niños mutilados y horizontes purpurinos.
La mirada horrorizada, el alma de sal, sentimos...
¡mirando morir quedamos, mirando morir, morimos!

Detrás de esos ojos viven anhelos esperanzados, 
ocultan párpados tibios, miedo y fervor, enlazados
Fuerza, calor y mañanas, sueños de Paz, abortados
ensoñación, sol, amores en proyectos amarrados....

Detrás de esos ojos muere, la esperanza mutilada
tierra desesperanzada, tierra yerta y arrasada....
ojos apretados sueñan  el deseo de un mañana....
lágrimas de sal ocultan, ansiedad desesperada.

Sólo la vida en eterna, explosión valiente reta...
a guijarros y desiertos, piedras, raíces y arenas
para surgir en las sombras, vida latente , perpetua,
vida valiente de tallos, subiendo por las laderas.

¡Vida surgente explosiva, vida valiente y eterna
garantizando la Vida, eclosiona con las hiedras
en rosadas hojas nuevas, en pétalos de azucenas
en nuevo ciclo y colores, ¡Para ganarle a la Guerra!!!!

©YOLANDA ELSA SOLÍS MOLINA, poeta y escritora argentina
MIEMBRO HONORÍFICO DE ASOLAPO ARGENTINA


EL HOMBRE, Harry Trigosso Tapia, La Paz, Bolivia


Imagen de: www.taringa.net


EL HOMBRE

Y el hombre-
perdió la voz en el silencio, y siguió andando...
Perdió los ojos en el tiempo, y siguió andando...
Perdió las manos
pretendiendo aferrarse a su destino, y siguió andando...
Perdió sus pasos
en la huella y siguió andando...
Perdió la vida en el camino y... siguió andando...

© HARRY TRIGOSSO TAPIA, poeta y escritor de la Paz, Bolivia

MIEMBRO DE ASOLAPO INTERNACIONAL

SOLFEANDO EN LA ARENA, Lidia Beatriz Herrera, Buenos Aires, Argentina


Imagen de: resplandoruniversal.blogspo.com



SOLFEANDO EN LA ARENA

Parir un sueño cumplido
en la crepuscular sala de sonidos.
Resplandece la muda tarde,
canta el Zorzal con pentagrama.
Voy dibujando mis pies descalzos
sobre la firme y fría arena,
esbozando como trinos de pájaros
la sanguínea libertad,
que corre en mis venas.
Solo la rebeldía innata
de este poema, vivirá
como rugido de león
sobre la marea.
Porque el canto es alma,
y si el alma tiene vida,
le canto a la vida
con toda mi alma

©LIDIA  BEATRIZ HERRERA, poeta y escritora argentina
MIEMBRO HONORÍFICO DE ASOLAPO ARGENTINA



domingo, 24 de enero de 2016

DE DÓNDE VENGO, Rodolfo Leiro, Buenos Aires, Argentina. (Poeta y amigo inolvidable)



DE DÓNDE VENGO

Desde el parto livor que me dio vida,
me envolvió la bohemia que me atrapa,
fui acaso pedestal que se desata
de la propia placenta dolorida.

Es el atrio inmortal que no se olvida
porque late en el tímpano escarlata,
un salmo de pupitre, serenata,
fanfarria de mi sombra encanecida.

Caminando sin pausa, temerario,
con mi fez de poeta y de corsario
fui templando mi lírica dicente,

mi soneto fue báculo incesante
y mi verbo fue espada penetrante.
¡El bardo es la pizarra del docente!

© RODOLFO LEIRO, poeta y escritor argentino
MIEMBRO FUNDADOR Y PRESIDENTE HONORARIO DE ASOLAPO ARGENTINA



HACIENDO ¡CHUT!, Salomé Moltó, Alcoy, Alicante, España


Imagen de: antoncastro.blogia.com

HACIENDO ¡CHUT!

Estuve esperando a mi madre toda la tarde. Cuando apareció, anochecía. Cuando le reproché su tardanza esbozó una ligera sonrisa y se sentó junto a la mesa redonda. Me dijo con la mirada ausente que ya no iba a ocuparse de mi padre que por ella se podía quedar para siempre en el hospital, que aquellos seis meses en que él había permanecido ingresado por el accidente de moto que sufrió, habían sido para ella, los más dichosos de su vida.
No hice caso y junto con mi hermana arreglamos el traslado de nuestro padre al pueblo. Lo colocamos en la habitación cercana al comedor para que a mi madre, le fuera más fácil atenderlo, ya que por un tiempo llevaría la pierna escayolada y sus movimientos le serían penosos.
Nuestra madre no estaba en casa, ni en el pueblo, ni en ninguna parte.
Nos quedamos con nuestro padre para cuidarlo mientras averiguábamos donde había ido nuestra madre.
Llamar a su hermana, la tía Clara, se convirtió en un enorme debate entre mi hermana, mi hermano que se había desplazado desde la ciudad y mi hermana que vivía en el pueblo.
“¿Cómo se lo planteamos a la tía?, no va a comprender nada” “Ni nosotros tampoco” repuso mi hermano. “Yo la encontraba un poco rara de un tiempo a esta parte. Las relaciones con nuestro padre habían empeorado. La verdad que nunca la trató bien y ahora después de cincuenta años casados, ella dice que no lo va a cuidar. ¿Por qué? Dijo mi hermana. Nos enzarzamos en una discusión larga y agotadora, salieron a relucir ciertos acontecimientos ocurridos años atrás entre nuestros padres cuando éramos pequeños. Todos superados por la gran paciencia de esta mujer, tolerancia y sacrificio a los que nos habíamos acostumbrado todos.
De momento se abrió la puerta de la habitación y dejamos de discutir, mi madre toda sonriente, con el pelo recién peinado, la manicura hecha y el rostro maquillado, casi no la conocimos, entró triunfante. Nosotros espantados la mirábamos no comprendiendo qué podía pasarle a nuestra madre. Nos miró y nos dijo: “Me voy de crucero, hace diez años que quería hacer este viaje y vuestro padre me lo impidió siempre, ahora me voy, serán unos diez días, así que os quedáis vosotros unos tres días cada uno cuidándolo y en paz. O lo dejáis que se las componga solo, que ya es mayorcito. Mi padre quiso gritarle, proferir algunas de sus palabras y amenazas habituales, mi madre poniéndose el dedo sobre los labios le lanzó un signo de silencio y salió alegremente por la puerta.
.- Cállate papa ¡chut!, le dije, ¡chut! hicieron mis hermanos y todos salimos de la habitación, haciendo ¡chut! Nos fuimos cada uno a nuestras obligaciones estando seguros que las cosas iban a cambiar inexorablemente a partir de ese momento, sobre todo para nuestra madre.

©SALOMÉ MOLTÓ, poeta y escritora española
MIEMBRO HONORÍFICO DE ASOLAPO ARGENTINA
                                


viernes, 22 de enero de 2016