bienvenidos

bienvenidos

sábado, 15 de julio de 2017

DE LO QUE SE TRATA , Antonio Las Heras, Buenos Aires, Argentina

Resultado de imagen para VIVIR
Imagen de: Vivir Latina


DE LO QUE SE TRATA

De vivir se trata.
De vivir haciéndose cargo de la vida.
Con todas las aristas.
Con la existencia en las cornisas.
Vivir de frente. Sin cortapisas.
Sin engaños, ni argumentos.

De vivir se trata.
De vivir tal cual el espíritu guía.
Haciéndose cargo de todo lo hecho.

De vivir.
De vivir para siempre.
De eso se trata.
De una existencia que ha de quedar
marcada en un sitio del firmamento.

             El Castillo 24 de febrero de 1998.-


©ANTONIO LAS HERAS, poeta y escritor argentino

MIEMBRO ASESOR DE ASOLAPO ARGENTINA                                                    

Y CUANDO, Rodolfo Virginio Leiro, Buenos Aires, Argentina

Resultado de imagen para rodolfo leiro
Imagen de: Verbiclara - WordPress.com



Y CUANDO

Para mi amigo Norberto Pannone, 8 de diciembre de 2011

Y cuando yo me duerma, insomne caminante
bajo el bardal augusto con mi jovial cartilla,
desde los cardos mustios, una vital astilla
se trocará en el brillo lujoso del diamante;

mi voz que fuera brisa feraz y terebrante
escapará sin pena de su humana celdilla
hacia las cumbres alfas, hedónica avecilla
llevando el gesto amigo de ledo comediante;

no quedará una brizna de mi perfil amante;
se inmersará en olvido mi rima botavante
y cesará el dibujo mitral del universo;

quizás una parcela de mi destino andante
se mutará en el duende de rito cabildante
y quedará mi lápiz jugando con un verso.

Del libro “Conversando con la Luna”, pág. 17 , Ed. Creadores Argentinos, 2012

©RODOLFO VIRGINIO LEIRO, poeta y escritor argentino
MIEMBRO FUNDADOR Y PRESIDENTE HONORARIO DE ASOLAPO ARGENTINA



TIEMPO MUERTO O CASI, Salomé Moltó, Alcoy, Alicante, España

Resultado de imagen para sociedad banal
Imagen de: El blog del viejo topo - blogger


TIEMPO MUERTO O CASI 

Podemos decir, con acierto, que la época en que nuestra sociedad ha estado mejor preparada e informada es la presente, por supuesto, pero la calidad de esa información es también la más deficiente, más superficial.
Pasamos el tiempo con el dedo enhiesto (como está claro), sobre el teclado de nuestra “tableta”, hacia arriba hacia abajo, con mil y mil formas, ¿noticias? ¿confirmaciones de…? Banalidades más bien, aunque también nos llegan rápidas las circunstancias diversas que acontecen a nuestros familiares y amigos.
Hemos pasado el tiempo viendo la nueva foto que este o aquel amigo, ha colgado en Facebook, de la excursión que ha hecho, de lo hermosas que están las montañas, del aniversario de la hija, del gol que ha colocado el chaval, en fin, de lo guapos que quedan en las fotos, en las interminables fotos que nos muestran con todo detalle hasta lo más insignificante. Menos mal que no lo imprimimos en papel, ya que hubiéramos acabado con todos los árboles de la Amazonia.
Pero lo que sintieron los excursionistas, de si el lazo de amistad se consolidó, o no, nada de nada. Si la niña que celebró el aniversario, además de llevar un hermoso vestido, sabía que algunas niñas tan bellas como ella, no celebraran su cumpleaños porque se han ahogado intentando pasar el mediterráneo.

Finlandia es un país que ha desarrollado una gran tecnología con la industria del móvil pero también es sorprendente la fuerza de su naturaleza. En invierno todo está muerto, la gente se consuela con las saunas que todas las casas las tienen, pero cuando llega la primavera la naturaleza dormida por más de veinte grados bajo cero, emerge con fuerza y la poda de los árboles reúne tal cantidad de madera que la elaboración del papel es toda una riqueza para el país

Si movemos la “tablilla” para arriba y para abajo, al final del día acabamos con la cabeza atiborrada de banalidades, porque parece que estamos más abocados a lo facilón, con que ocupamos nuestra existencia y no obstante las guerras siguen su curso, los incendios, las atrocidades y las injusticias parece que no tengan fin, no importa seguimos dándole con el dedo a lo que nos interesa y nada más.
                                                                                                                     
©SALOMÉ MOLTÓ, poeta y escritora española

MIEMBRO HONORÍFICO DE ASOLAPO ARGENTINA

ANTE UN POEMA , Delia Checa, Mendoza, Argentina

Resultado de imagen para paisaje poetico
Imagen de: Galería Fotocreativa


ANTE UN POEMA

Cuando, inesperadamente, un poema
impacta con su pasión, amor o martirio;
cual daga te hiere hasta la médula,
recorre tu sangre
incendiándola en llamaradas
y como un huracán arrasa
con todas las memorias…

en ese momento…
celebra la vida, lector,
canta, baila, grita de emoción,
estalla en llanto por el dolor reprimido…
pues la poesía cumple su destino
cuando sacude con fuerza infinita
los últimos bastiones del corazón;
se convierte en locura, conjuro,
beso del infierno.

Entonces, caes de rodillas,
fulminado ante sus letras de fuego,
sientes el peso de la muerte
y, sin embargo,
una estrella de fulgor increíble
desprendida del albor del universo…
¡resplandece en tu pecho
con luz inagotable!

©DELIA CHECA, poeta y escritora argentina
MIEMBRO HONORÍFICO DE ASOLAPO ARGENTINA



“DÍA MUNDIAL DE TOMA DE CONCIENCIA DEL ABUSO Y MALTRATO DE LA VEJEZ “, 15-6-2017, Carlos Ascencio Barillas, El Salvador

Imagen relacionada
Imagen de: piruja56.blogspot.com


DÍA MUNDIAL DE TOMA DE CONCIENCIA
DEL ABUSO Y MALTRATO DE LA VEJEZ “, 15-6-2017


Solitario, parco, vulnerable, de mirada profunda
ahora que los cometas están idos
los días invencibles viajan con las aguas cristalinas
y los arreboles con las huellas que el tiempo devoró
ellos que pasaron junto a los prístinos senderos
y con el trabajo iluminaron derroteros
son sus ojos conformes a los recuerdos infalibles
ahora son víctimas de la violencia indiferente
ahora nadie escucha el lamento de su boca
y el desbordante torrente de  su caricia loca
¿Quién se fijara en los surcos de tu rostro?
¿Quién  se acuerda de tu inexpugnable pecho?
¿Dónde está el melifluo de tu inquebrantable canto?
no, el asedio de sus sueños inundó tu almohada,
en las selváticas sombras de tu interminable soledad.
Cuarenta años se fueron con el paso del firmamento
ahogaron el silencio en el grito de la imperecedera roca,
escucha, mis pecados son la ignorancia de tu aliento
y el atroz canto en la vanidad que anidan en tus destellos.
Tú que mereces el respeto de tus perennes constelaciones
y la imperceptible hidalguía de tus ínfimos honores;
después de tanto tiempo, solo, son cansas del llanto
y la tristeza dibujada en el desierto de tu breve brisa
cansado de llorar el silencio mudo de la tiranía
cansado de esperar la estrella que nunca llegó
cansado de soportar el fementido sueño de tu mundo
cansado de la vida, y cadenas de odio, y muerte
y soñar con el irremediable pasado que convierte
así se apagó la luz que enciende la neblina de tus ojos
y la hora ferina que fenece con el aviso de tu aurora
y tu conciencia es la ciencia, tierra, universo y explotación 
y en el frígido dolor que brilló desde tu cuna
también muere la esperanza en tus nieves escasas
y tu sabiduría es callar el grito del llanto ubérrimo
y el abuso que explora tu inexpugnable pensamiento,
y la agonía desenfrenada que galopa con el fugaz viento
¿Quién oirá el silencio en la sombra de tu noche?
¿Quién comprenderá el lejano pudor de tus acantilados?
Yo soy aquel que vive debajo de tus mustias peñas 
y naufraga en los laberintos que anegan tus mares
y soy aquel que perdonó el imperdonable pesar indiferente,
y siempre solo, distante, planetario, irredento, y ferviente 
y con el inmarcesible recuerdo de la inhóspita vida,
que siempre me negó el hinojo de seguir esperando…

©CARLOS RODOLFO ASCENCIO BARILLAS, poeta y escritor salvadoreño.
MIEMBRO HONORÍFICO DE ASOLAPO ARGENTINA


sábado, 8 de julio de 2017

ATANOR, Antonio Las Heras, Buenos Aires, Argentina



Resultado de imagen para infierno
Imagen de: Catoliscopio.com - WordPress.com


ATANOR

El último acto consciente hubo de ser mi mano, entre dormida, rozando el muslo desnudo de Elsa quien, también en sueños, encontraría el momento en que esa situación pudiera repetirse en cualquier momento, todos los días; sin que para ello tuviéramos que esperar el alejamiento de él, o un viaje, o inventar algo.
Ultimo contacto que tuve con el medio que me rodea a diario. Después si no me equivoco, caí en cama; rodé, rodé y rodé hasta descender, muy abajo, más allá del suelo en que está sostenida la casa. Entre tumbos, moretes – como diría Beatriz – y sangre derramada, llegué hasta más allá de nada y de todo. Encontré un abismo oculto, intrincado, retorcido, tortura suprema, goce de saber que se atraviesa un sacrificio sin que ello lo inmute a uno.
Algo así como el Infierno. ¿Cómo es que era el Infierno? Saber del dolor; pero no del dolor en los otros, sino del dolor en uno mismo, en la piel que llevamos, en la carne, con la sangre que – goteando – marca las piedras de la caída.
¿Era el Infierno? Probablemente no lo sepa nunca. Allí donde las mezclas son sustancias invisibles, mecanismos que el calor transforma con sus llamas, donde la creación asombrada advirtiendo que el Mal puede Crear, Ser, Existir, aunque los opuestos luchen denodadamente.
Allí estaba, Atanor yo, conteniendo las sustancias especiales en franco proceso de alquímica transformación.
Al despertar dijeron que recordaba el muslo desnudo de Elsa como último contacto con la realidad; con la Libertad, como habría dicho Beatriz.

©ANTONIO LAS HERAS, poeta y escritor argentino
ASESOR CULTURAL DE ASOLAPO ARGENTINA EN BUENOS AIRES


MANOS, Soledad Vignolo, Junín, Buenos Aires, Argentina

Imagen relacionada
Imagen de: dedicapoemas.com

MANOS

Miré mis manos, y eran de ella
Cada surco plagado de insistencias.
Un nudillo que marca su presencia
y ese pliegue derrotado de historia.

Miré mis manos, y en instantes,
comprendí que el amor sólo trasciende
si la evidencia, que nos rodea y nos abraza
logra alcanzarnos.

Un día cualquiera observé mis manos,
tenía el mismo sol de otros días,
brisa de otoño, sin mucha prisa,
nada rayaba melancolía.

Pero miré mis manos, y estaba ella,
Y mi corazón nadó en amor supremo,
Madre de madres, hija de hijas,
Manos de manos que se repiten.
Con la inquisidora memoria cerca
Sentí en mi piel sus cicatrices.

Miré mis manos, eran las de ella.
Sentí su tacto y su tersura,
Volví a mirarlas. Comprendí, con amor.
Nada perdura.

©SOLEDAD VIGNOLO, poeta y escritora argentina
MIEMBRO HONORÍFICO DE ASOLAPO ARGENTINA