bienvenidos

bienvenidos

sábado, 14 de mayo de 2022

SONETO DEL ADIOS A LA MUSA FINOLI – Luis Alposta - Buenos Aires, Argentina

 



 

 

 






SONETO DEL ADIOS

A LA MUSA FINOLI

 

Buen empilche, buen lomo y un taller literario.

(Que la mina es finoli desde lejos se embroca).

Esos cinco minutos que uno tiene de otario:

se me vino de River  y me le fui de boca.

 

Tiró más que una yunta. Siempre pensando en ella

me pasaba las horas laburando algún verso.

Escabuyí  los libros firmados por Centeya.

De mi propia medalla pasé a ser el reverso.

 

Si escribís un poema -me lo cantó de entrada-

hacelo bien difícil, que no se entienda nada.

Y eso ya no lo banco. Vuelvo al verso atorrante

 

que se escribe en el feca sobre una servilleta.

Las musas son beatrices, te laburan de Dante,

te calientan los versos y olvidás al poeta.

 

Luis Alposta, Buenos Aires, Argentina

MIEMBRO HONORÍFICO Y ASESOR CULTURAL DE ASOLAPO ARGENTINA

 

“Soneto del adiós a la musa finoli”

Canta: Juan Carlos “Tata” Cedrón

Click: https://www.youtube.com/watch?v=Gx67njCjok0


Final, Carlos Penelas, Buenos Aires, Argentina

 









Final


Es de noche, estoy en un avión regresando a mi hogar. Hasta hace unos minutos mi mente estaba concentrada en una conferencia que debía dictar. Algo introspectivo y simbólico en torno al neoclasicismo francés. Por la ventanilla miro la oscuridad. Me vienen imágenes de una burguesía acomodaticia, de políticos gregarios. Siempre los desprecié, desde adolescente. Siempre me resultaron anodinos, adocenados. Deseo que se caiga, que se estrelle o se precipite en el mar, es la única solución. Lo deseo con lágrimas en los ojos, lo deseo en silencio. En el silencio de la desesperación. Necesito morir, necesito suicidarme. Soy cobarde, no tengo valor de dispararme un tiro en la boca o arrojarme de un edificio. Pienso en los pasajeros que desean vivir, que son felices o creen serlo. Pienso en mi niñez, en mis hermanas, en una novela de Italo Calvino. Siento que mi deseo de muerte es egoísta, que junto a mi anhelo está la vida de estos viajeros. Escucho el llanto de una criatura, miro a la azafata que pasa sonriendo, a un hombre mayor sofocado. Pienso en mis hijos, en mis nietos. Siento un sudor frío en mi frente. No puedo más. Hay turbulencias, cierro los puños y los ojos.

 

©Carlos Penelas, Buenos Aires

MIEMBRO HONORÍFICO DE ASOLAPO ARGENTINA


Beso furtivo, Olga Hernández Osorio, Medellín, Colombia, diciembre 12 de 2018

 








Beso furtivo

 

Cansado atardecer sin nubes ni estrellas,

Perdido arrebol matizado de olvido,

Ausencia de casas brillantes y bellas,

Triste horizonte, sin brillo ni colorido.

 

Vivo queda el recuerdo del tímido beso,

cual llama titilante de cirio encendido,

beso furtivo con dulce sabor de regreso,

suave arrullo de brisa en cielo dormido.

 

Ambrosía, cálido beso, anhelo de amor,

recuerdos fervientes de un ayer lejano,

tatuaje llevado por siempre de grato dulzor,

primavera floreciente, eterno verano.

 

Luna amorosa, llena toda de fulgor,

firmamento estrellado, finísimo lucero,

beso amoroso del camino, luz de color,

perlado beso, solitario bajo el alero.

 

Sello en los labios de primavera en flor,

callado, sereno beso, cual bella oración,

danza preciosa de cuerpos, bajo ardiente sol,

preludio amoroso de dulce ensoñación.

 

Olga Hernández Osorio

Medellín, Colombia, diciembre 12 de 2018

MIEMBRO HONORÍFICO DE ASOLAPO ARGENTINA


METAFÍSICA DEL HOMBRE QUE ESTÁ SOLO, Xiul Lasopat, Buenos Aires, Argentina

 





 

 






METAFÍSICA DEL HOMBRE QUE ESTÁ SOLO

 

Porque no precisa creer que los demás

son lazos de muerte, muecas para el festejo,

costas de un poema imposible,

para clavarse en una esquina

ciego de expectativas.

 

Porque para él no hay impiedad ni rencor,

ni voces que enmudezcan;

la esquina, estática de sabiduría,

es una piedra clara tirada hacia el cielo

con puertas más abiertas que la bondad.

 

Y así, durante siempre,

de la melancolía a la inocencia,

vuelve a encontrarse con la desesperanza

que se alimenta de personas reales

y de esos pájaros saciados

que suelen reptar lejos de la cordura.

 

XIUL LASOPAT, Buenos Aires, Argentina


ALMA VENTUROSA – Leopoldo Lugones – (Villa de María del Río Seco, Córdoba, 13 de junio de 1874-San Fernando, Buenos Aires, 18 de febrero de 1938)

 








ALMA VENTUROSA – Leopoldo Lugones – (Villa de María del Río Seco, Córdoba, 13 de junio de 1874-San Fernando, Buenos Aires, 18 de febrero de 1938) 

 

 

ALMA VENTUROSA


Al promediar la tarde de aquel día,
cuando iba mi habitual adiós a darte,
fue una vaga congoja de dejarte
lo que me hizo saber que te quería.

Tu alma, sin comprenderlo, ya sabía...
Con tu rubor me iluminó al hablarte,
y al separarnos te pusiste aparte
del grupo, amedrentada todavía.

Fue silencio y temblor nuestra sorpresa;
mas ya la plenitud de la promesa
nos infundía un júbilo tan blando,

que nuestros labios suspiraron quedos...
Y tu alma estremecíase en tus dedos
como si se estuviera deshojando.

 

Leopoldo Lugones


A LEUCONOE - Quinto Horacio Flaco - Venusia, 65 a. C. – Roma, 8 a. C.

 




A LEUCONOE - Quinto Horacio Flaco - Venusia, 65 a. C. – Roma, 8 a. C.

 

 

 

 



A LEUCONOE

 

No indagues, Leuconoe (vedado está saberlo),

que destino los dioses a ti y a mí nos dieron,

y no de Babilonia consultes los misterios.

 

Vale más, como fuere, aceptar el decreto,

ya nos conceda Jove contar muchos inviernos

o ya sea éste el último en que abatirse vemos

contra escollos tenaces las olas del Tirreno.

 

Sé prudente; buen vino consume de lo añejo,

y largo afán no entregues a plazo tan pequeño:

Mientras hablamos, huye con la palabra el Tiempo.

¡Atrapa este día!...* Nada fíes del venidero.

 

HORACIO  

* Carpe Diem viene del Latín y significa "Atrapa el Día"

 

Viejo arcón… Antonio Las Heras, Buenos Aires

 







Viejo arcón…

 

Es la noche. Hay viento intenso y hay estrellas.

Este mar, embravecido, que entrega espumas

trae a la orilla, empujado por las olas, un extraño

cofre de gastada madera, cubierto por las algas.

 

Sugestiones que surgen tapadas de recuerdos.

El silencio ofrece palabras que no llegan.

Las pisadas se dispersan en la brillante arena.

Algunos pájaros ofrecen extraños rituales.

 

No abro el viejo arcón por temor a ser herido,

a hallar lo que no encuentro en esta vida

y, tal vez, esté ofrecido a la vista y a la mano.

 

Prefiero seguir ignorando su crucial arribo.

Descartar que sea una señal útil del destino.

Decidir que sólo son huesos despojados de la tumba.

 

Antonio Las Heras, Buenos Aires

MIEMBRO HONORÍFICO Y ASESOR CULTURAL DE ASOLAPO ARGENTINA


SORPRESA, Jerónimo Castillo, San Luis, Argentina

 








SORPRESA

 

La impresión de sentirme aprisionado

con holgura de fuego, con holgura

de presente y distante la figura,

se me adentra de a poco en el costado.

 

Sorprendido me encuentro y extrañado

de que pueda alcanzar esta criatura

que persiste en mi ser, la voladura

del baluarte en que estuve atrincherado.

 

Si es que fui sacudido en mi letargo

con denuedo que supe ya perdido

al límite del silbo triste y largo,

 

hoy sostengo un temblor indefinido

de olvidado y antiguo gusto amargo,

con el sueño que yace destruido.

 

Jerónimo Castillo, San Luis, Argentina


LAS FORMAS DE LA VIDA, Elías Galati, Buenos Aires, Argentina

 

LAS FORMAS DE LA VIDA

 

Uno de los personajes de  Andrea Camillieri, en relación al conocimiento de la verdad de un hecho de la vida, pregunta ¿que forma tiene el agua?  Al responderse que no tiene forma, dice que tiene la forma que uno le da, según donde la coloque, en una taza, un recipiente cuadrado,  o redondo.

Concluye diciendo puedes buscar la verdad o quedarte con la forma que se le ha dado al agua.

Hermosa metáfora para significar la vida. Porque también la forma de la vida, es la que uno le da

Los hechos, las circunstancias, las relaciones, tienen una realidad monolítica, son en verdad lo que son, hay identidad total, pero las formas que tenemos en nuestra vida de acceder a la verdad de dichos hechos y relaciones muchas veces tienen la forma que le damos nosotros –como al agua- en lugar de ser lo que son.

Es cierto que para hablar de las formas de la vida, hay que entender previamente el sustento material de la misma. en el sentido de como se generaron, crecieron y evolucionaron los seres vivos.

Pero esa es otra cuestión, es el sustento material de la vida, lo que somos, lo que nos diferencia de la materia inerte, aun con los mismo elementos químicos, y como se descompone y fenece la vida.

Esta metáfora alude a la relación de nuestro interior, el yo profundo de cada uno, con la forma de ver la vida.

Esa forma, que como la del agua, se irá moviendo y cambiándose de acuerdo a que nos suceda, cuáles son  nuestras condiciones, nuestros proyectos, nuestros ideales, las conveniencias de la existencia y las relaciones que tengamos.

Es cierto que la  vida nos antecede, pero hay una tendencia innata en el ser en pretender el control exclusivo y total de la misma, aún de aquella que se relaciona y condiciona a otros.

Pero la vida, yace ante nosotros y debemos encaminarla hacia el destino que se nos ha conferido.

La vida es un don, pero un don que exige un esfuerzo personal y una responsabilidad, por la cual debemos darle sentido.

Entonces la forma de la vida, será su forma natural, el proyecto del ser, que vive, crece, se relaciona, procrea y continúa con la existencia.

Ese marco está adornado por una serie de virtudes intrínsecas en la vida, la igualdad, el equilibrio, la bondad, la verdad y también la justicia.

Pero el hombre se deja tentar, como se ha dejado tentar desde el comienzo de la creación, y entonces inventa formas, le da connotaciones especiales a la vida; como el agua de la metáfora que es distinta en una taza, en un tubo o en un recipiente cuadrado.

El hombre le da formas a la vida de acuerdo a su conveniencia, y entonces la vida comienza a tener aristas desconocidas y distintas.

Hay primeros y secundarios, compinches y enemigos,  dignos e indignos, privilegiados y subalternos, merecedores y negados, hijos y entenados.

Vamos creando una vida artificial a nuestro antojo y a nuestra comodidad, donde somos privilegiados, generando situaciones de ayuda o disipación de acuerdo a nuestro entender, nuestra conveniencia o nuestras trampas.

Entonces la igualdad está en un vaso en el que caben los que me interesan, y los demás están afuero, el equilibrio es para mis amigos, los otros no son merecedores; la bondad es para el que creo que la merece o me conviene y para el resto nada.

La vida empieza a tomar una forma inédita, perversa y malintencionada.

Retrotrayendo la historia de la humanidad, se entiende que siempre hubo esta condición, que en toda época y lugar hubo situaciones desiguales, no equilibradas y hasta malvadas.

¿Qué forma le damos a nuestra vida? ¿Elegimos la vida en si, o las formas que le damos?

Somos conscientes del don recibido, y de la condición de todos los hombres en igualdad con el mismo.

Entendemos que no somos mejor ni peor que nadie, y que debemos respeto a la dignidad de todos los hombres.

Sabemos distinguir la vida en si misma, de las formas espureas que les son dadas.

Hay una forma real, verdadera y justa de la vida.

Como el agua, dejarla fluir, que a todos se brinde por igual, que no esté contenida de ninguna manera, ni nadie le ponga barreras o contornos, y entonces la humanidad vivirá en equilibrio, en paz y con felicidad.

 

Elias D Galati, Buenos Aires, Argentina


LA PAZ , Liana Friedrich, Santa Fe, Argentina









LA PAZ 

 

Simétricos y escépticos los días 

Transcurren en agónica armonía… 

Eterna lucha entre Eros y Tánatos… 

Aciago destino de la raza humana. 

 

Nosotros, alegres en la esperanza, 

tristes en la tribulación… 

Hasta que la Libertad Verdadera  

sobrevenga con sus alas de PAZ: 

 

Melodía desencadenada, 

desde los riscos y los pinares más elevados, 

desde los astros más fúlgidos, 

desde el hálito de los sueños más castos… 

 

Ésos que rozan las alas de los ángeles 

y nos sumergen en el cálido  

terciopelo maternal de la noche...  

“La paz les dejo; mi paz les doy”... (Juan 14:27)  

 

LIANA FRIEDRICH, Rafaela, Santa Se, Argentina

MIEMBRO HONORÍFICO DE ASOLAPO ARGENTINA