bienvenidos

bienvenidos

domingo, 17 de junio de 2018

EL NARANJO, Norberto Pannone, Buenos Aires, Argentina



Resultado de imagen para flor de azahar
Imagen de: Mejor con Salud


EL NARANJO

El naranjo está en celo.
Mañana,
el azahar le perfuma la cama
y septiembre
le clava los dientes
al  redondo y amarillo seno.
Llueve esta tarde.

Esta noche, no sé cómo haré
para huir del recuerdo.

Dejaré la luz encendida,
que atraviesa los miedos

© NORBERTO PANNONE, poeta y escritor argentino





COPLAS DE PAZ, Favio Ceballos, Cnel Baigorria, Santa Fe



Resultado de imagen para coplas de paz
Imagen de: Google Plus
COPLAS DE PAZ, Favio Ceballos, Cnel Baigorria, Santa Fe, Argentina



COPLAS DE PAZ


A estas playas desiertas
donde muere tanta gente
hemos llegado a nacer
para vencer a la muerte.

Del tamaño de tus egos
altos muros construirás
desconfía de tus apegos
y a ser libre volverás.

No hinques diente de pecado
en la fruta del que manda
que es tiranuelo asustado
en la cruz de su demanda.

Si no traen tus alforjas
el sino de la verdad
ese destino que forjas
hará crecer la maldad.

Ante el silencio del mundo
que se sumerge en la guerra
este perro vagabundo
ladra rezos de la Tierra.

Sobre Barquillo pequeño
que carga la luz del cielo
viene Cristo real dueño
con paz a cumplir tu anhelo.

Duerme la aldea y disfruta
donde el sueño se hace uno
la poesía es esa fruta
que no hace mal a ninguno.

He venido a rescatarte
del sueño de vanidad
más que a venir, a escoltarte
al Sendero de amistad.

Si pasas por mí poblado
a la vera del camino
tu nombre estará grabado
en la flor de los espinos.

Ellos cuidan y perfuman
el aire que va pasando
tus palabras ya se esfuman
pues silencio está llegando.

En una Vera del Río
donde a cantar nos juntamos
con la voz "en vos confío"
encontré a mis Hermanos.

Unos traían incienso;
otros cabellos dorados,
otros ramas del olivo
en la palma de su mano.

Mañana, que es hoy, la estrella
enjoyada en sus fulgores
trae la música bella
para matar los temores.

En este río que es vida
un zarcillo de pureza
Sujeta así nuestra viña
y libra de la pereza.

La pequeñez y la fuerza
el fino bucle contiene
el racimo y lo que versa
vino y poesía sostiene.

La vanidad no es mi asunto
por estas pampas desiertas
no cargo ningún difunto
quiero cantar coplas ciertas.

Vine a vencer a la muerte
no para hablar cosas muertas
Y tú alegría es la suerte
Y es tú presencia "abrepuertas".

Donde la Paz siembra nido
la abundancia busca a la sana
copla triunfal te convido
de un Latinoaméricano.

Mañana cuando me vaya
para no volver jamás
la sombra dirá a mi sombra
¡hasta siempre! ¿A dónde vas?


©FAVIO CEBALLOS, poeta y escritor argentino
MIEMBRO HONORÍFICO DE ASOLAPO ARGENTINO






CRUCIFIXIÓN, Soledad Vignolo, Junín, Buenos Aires, Argentina

Resultado de imagen para crucifixion dali
Imagen de: Evangelizar con el Arte Arte Fe y Cultura


CRUCIFIXIÓN


Despacio, con vectores falsos que traicionan  y más de una vez
                         pisando.
Inicio cada recorrido vistiendo un traje:
                         Dolor.
                         Paz.
                         Piedad.
Pasan milagros. Y un corazón que sangra en días rojos permanece.
                          Late.
                          Sinuoso.
                          Corazón.
Clavo invisible lleno de pérdidas blancas.
                           Crucifixión.

©SOLEDAD VIGNOLO, poeta y escritora argentina
MIEMBRO HONORÍFICO DE ASOLAPO ARGENTINA



COMBUSTIBLE ILUSIÓN, Jaime Vélez Ramírez, Medellin, Colombia

Resultado de imagen para ilusion de niños
Imagen de: YouTube




COMBUSTIBLE   ILUSIÓN


El ser humano siempre ha esperado
salud, calor, apoyo y ser amado,
buenas cosechas, campos florecidos,
para recordar después con dulzor los tiempos idos.


Al llegar los años, ya mayores, para que esto pase,
necesitan los niños la ternura como base,
padres amorosos ,familias armoniosas,
fantasías , protección, palabras cariñosas.


Esa confianza que recibió en su infancia,
le servirá después, y en buena alianza
con lo estudiado, aprendido, y sabido,
le hará mucho bien y será bien comprendido.


No tendrá que llenar vacíos y espacios que no son,
no tendrá que acudir al combustible ilusión
que puede ser muy malo y producirle dolor,
herirlo y castigarlo negándole el amor.


El combustible ilusión, cuando nada se tiene,
lo crea la mente cuando al ser le conviene
para poder sostenerse ,trabajar y vivir,
y al final encontrar un lugar a donde ir..

©JAIME VÉLEZ RAMÍREZ, poeta y escritor colombiano
Noviembre 26 de 2007
MIEMBRO HONORÍFICO DE ASOLAPO ARGENTINA



RECORDANDO, Salomé Moltó, Alcoy, Alicante, España

Resultado de imagen para recordando
Imagen de: Senderos retorcidos


RECORDANDO



Se nos ha dicho muchas veces, que las personas evolucionan, no sólo en la medida del enfoque de sus proyectos y capacidades, también, y parece importante, en su capacidad de no olvidar su historia. Nos decían, si no recuerdo mal, que “El pueblo que olvida su historia, se verá abocado a repetirla en sus peores aspectos” Así que este mes hemos podido recordar aquel París de “Mayo del 68” que pudo cambiar tantas cosas, con sus eslóganes de “Sous les pavés, la plage” y tantos otros y aunque no se pudo cambiar gran cosa, si cambiaron las relaciones sociales en muchos aspectos. Los americanos se apuntaban un fracaso total en Vietnam, los hippyes se rebotaban contra su gobierno y hasta París nos llegaban aires revolucionarios o de cambios.
Intentando recordar, vemos en “El Nostre” cómo algunos historiadores y periodistas han apuntado otros hechos históricos importantes, lo lamentable es que sólo, se queden a medio camino, (a veces el espacio en el periódico así lo exige).
El trabajo del historiador Diego Fernández es muy meritorio y complace ver a la joven generación de historiadores preocuparse y adentrarse en hechos tan importantes para la historia de nuestro pueblo. Y en estas fechas el 1º de mayo honrando la memoria de los mártires de Chicago, cuatro fueron fusilados, y alcanzamos las “tres gracias, ocho horas de trabajo, ocho de formación, ocho de descanso”
Durante un tiempo, estuvimos seriamente preocupados pues las generaciones de historiadores que salían en el principio de la democracia presentaban los hechos de forma tan larvada y “descaifenada” valga la expresión, que llegamos a sospechar intenciones interesadas a favor de algunos represores como tenemos ahora el caso de “Billi el niño”, con la medalla que se le quiere otorgar, y esperamos que el nuevo gobierno, no permita tal aberración.
Sin duda el trabajo de un historiador es sumamente delicado y depende no tanto de la preparación que tenga como por su ideología y su capacidad de investigar.
A partir del Congreso de Córdoba, fue Alcoy la sede de la I internacional que se alojó en la calle Fonr del Vidre (algunos historiadores difieren, pero no ha sido comprobado). Severino Albarracín, considerado el promotor de aquella, digamos mini revolución, se exilió y murió poco después de tuberculosis, en Valencia, si los informes no son erróneos. Py y Margall, renunció a su cargo por no firmar una sentencia de muerte. La Comuna de París con la inolvidable Louise Michel en el fin de la dictadura de Napoleón III y su fracaso en Sedan
En mayo del 1989, por el Ayuntamiento de Alcoy, se celebró una “Conmemoració de la I INTERNACIONAL dels traballadors” con: “diumenge 30 avril descobriment d’una placa commemorativa”, hoy expuesta en la sede del sindicato CNT, en los siguientes días ofrecieron sus charlas y conferencias el historiador Miguel Izard de Barcelona, y el también historiador Manuel Cerdà de Valencia.
Conmemorar hechos o simplemente recordarlos nos puede orientar para no tener que repetir dramas tan luctuosos como los que ya hemos vivido.


©SALOMÉ MOLTÓ, poeta y escritora española
MIEMBRO HONORÍFICO DE ASOLAPO ARGENTINA


domingo, 10 de junio de 2018

AQUEL HOMBRE, AQUELLA MUJER... , Adrián Néstor Escudero, Santa Fe, Argentina

Resultado de imagen para buquebus
Imagen de: ViajarOmorir.com



AQUEL HOMBRE, AQUELLA MUJER...

A los que intentan y no pueden amar…

   I - Aquella figura, olvidada durante tanto tiempo, me ahora salía al paso, venía en mi ayuda, me ofrecía un punto de apoyo; tanto para ella como para mí. Como en un cerrar y abrir de ojos después de su larga ausencia.
   Le rogué, casi temblando por la emoción -al recordar nuestras noches de café literario, de vino, chanzas y amores mal habidos-: “Quédate en el surco de la ternura...  Y nunca más vuelvas a alejarte. Déjame mirarte como aquella última vez cuando el buquebús partió hacia el Uruguay y te perdí de vista junto a la bruma del Río de la Plata. Mira que, no lo dudo ya: estamos tan solos con nuestra propia vida entre las manos...”.
   Hubo esperanza en mi ruego. “Vi también sus ojos que, efectivamente, no dejaban de mirarme, llenos de promesas”.
   “Finalmente, ¿lo habré conseguido?”, pregunté a la luna, anhelante y alelado, como tratando de colocar los pies en las huellas invisibles que dejaban los suyos.
   Claro, porque por un instante dudé y creí que todo no sería más que vana ilusión. Fue cuando prendió el cigarrillo que extrajo con aquellos dedos finos que me habían hecho sufrir el dolor de su aguijón de mujer herida por los celos y la desconfianza en mis caricias trasnochadas ya por muchos desencantos, pero también gozar del arrebato furioso de sus arrullos de amante, mientras el silencio, ese agujero negro que no cesaba de crecer y devorar palabras, nos ahuecaba en un perfecto nido de jadeos compartidos...

   II - “Pero, ¿y si él no era más que una brizna de polen arrastrada por el viento?”, pensó ella volteando la cabeza y arrojando a la oscuridad de la noche portuaria su inútil dosis de cigarrillo no fumado.
   Un buque bramó cercano a su lamento nocturno, y, la luna, tembló en lo alto.
   Su mágico influjo no bastaría para convencerla de que alguien como él -cuando lo que en realidad destacaba era su mediocridad de hombre solo y egocéntrico-, podría volver a amarla con sinceridad… Incapaz de superar la prueba del arrojo y de la fortaleza como supremas cualidades para la valoración de una situación extrema...
   “¿Entonces, qué hago de nuevo acá –se planteó-, en esta Buenos Aires fría y desolada a pesar de su arrogante multitud de alturas olímpicas pero sin el olor a canela ni a fragancia a sándalo o a dulce de vainilla, como las que respiro a diario en mi silvestre pueblo de líquenes y sueños, de ríos charrúas y entrerrianos, trasegados por barcas turbulentas de naranjas...? ¿Buenos Aires, con sus vidas eléctricas y punzantes, pero arrumbada yo como un mendigo en el pecho de un hombre al que todo dolor le llega sin asombro?”·.
   “Mas no puedo volver a partir, y que todo sea como un deja vu para mi vida. Si debo quedarme con él, es el momento. No habrá retorno. Pero si vuelvo a partir, debo encontrar la manera de hacerlo con dignidad. Con dignidad para él y para mí, de suerte que la decisión que adopte no dependa del miedo a una nueva traición, ni tampoco demasiado de esos testigos fisgones y borrachos que asoman, desafiantes, tras los lúgubres contenedores de acero del puerto, apilados como muertos innominados en la fosa de una noche que me abraza, ahora, con sus presagios ominosos... Aterrada locamente yo, estremecida por sus bocas desdentadas y sus barbas raídas por la intemperie del tiempo y la mezquindad del mundo...”.
   “Porque le va a doler... Sí, y ya no quiero que me haga y hacerme más daño”.  

   Entonces, con aquellos dedos de aguijones y caricias, hurgó con valentía y destreza su bolso de viajera, extrajo la pistola y, sin hesitar, le explotó un disparo en el centro del pecho asombrado de dolor por vez primera, abriéndole una rosa de sangre mutilada que, esa noche, de absurdo reencuentro, festejaría como propia...
   Mientras la luna, agraviada y olvidada como supremo testigo del despecho consumado, veló el rostro y apagó su magia incomprendida.-

©ADRIÁN NÉSTOR ESCUDERO, poeta y escritor argentino
MIEMBRO HONORÌFICO DE ASOLAPO ARGENTINA

ESOS CONOCIDOS DE LA DISTANCIA, Antonio Las Heras, Buenos Aires, Argentina

Resultado de imagen para cine
Imagen de: LU17 Radio Golfo Nuevo


ESOS CONOCIDOS DE LA DISTANCIA


¿Acaso seremos tan cobardes e indignos
de nosotros mismos como para llegar a la muerte
sin haber abrazado a aquellos que, para nosotros,
son esos desconocidos a la distancia…?

Enamoramientos surgidos a través de la tevé,
la música, la escritura o la cinematografía.
Puestos en aquella lista de las personas que uno
tiene que llegar a mirar a los ojos, al menos,
una vez en la vida; antes que la existencia acabe.

Es posible. Empero ocurre que es necesario
atreverse a dejar el confort de lo conocido
marchando al encuentro de lo deseado incierto.

Aquel hotel donde se hospeda Madonna.
Ese pueblo que gusta visitar Angelina Jolie.
Si Cote de Pablo decidirá a la Isla de Pascua.
El lugar en que camina las mañanas Peta Wilson.

Y estar allí. Dejar todo por irrumpir en el lugar
cuando el sueño anhelado se hace realidad,
donde queda plasmada en acción cada fantasía.

Sólo requiere atreverse a salir de la normalidad.
Pues cine, tevé, música, escritura remiten – siempre –
a espacios a los que se llega por senderos etéreos.


©ANTONIO LAS HERAS, poeta y escritor argentino
MIEMBRO ASESOR DE ASOLAPO ARGENTINA