bienvenidos

bienvenidos

viernes, 29 de marzo de 2013

NO SE MUERE EL ENERO EN TUCUMAN

NO SE MUERE EL ENERO EN TUCUMÁN

No se muere el enero en Tucumán
ni coincide la flor en lo casual,
ni es mentira la casita de barro
amurada al friso de la catedral.
Se embaraza la tarde de nostalgia
al parir tu nombre sin olvido.
Me gusta  el camino a San Javier
porque finge las curvas de algún río.

Puedo tantear el aire y transitar
la noche tibia en Tucumán
hasta llegar al “Alto” por calle Avellaneda
para morir en guitarras y en el vino
derramado en la mesa inmemorial,
donde el alma de Atahualpa espera
y el tucu danza entre maderas
el baile rumboso y vegetal.

No se muere el enero en Tucumán.
Olor a caña,  azahar y grillo
y la nostalgia del naranjo amargo
perfumando la plaza Independencia,
donde yace la memoria del Cabildo.
No se muere el enero en Tucumán
si escucho las risas de los niños
y el hechizo del viejo campanario
que baja por la calle “veinticuatro”
para teñir de pudor tu delantal.

Norberto Pannone ©2012 

NORBERTO PANNONE, Presidente y Miembro fundador de ASOLAPO ARGENTINA

No hay comentarios:

Publicar un comentario