bienvenidos

bienvenidos

sábado, 11 de noviembre de 2017

SUSANA, Antonio Las Heras, Buenos Aires, Argentina

Resultado de imagen para estacion de tren
Imagen de: Bahía César


SUSANA 
     
A las cinco de la tarde de ese viernes la estación terminal ferroviaria se encuentra atestada. Nada nuevo. Mucho menos lo era para Susana. Hastiada del mismo trayecto cada jornada del año, menos sábados y domingos, feriados y “fiestas de guardar” para usar la expresión que con tanta frecuencia brotaba de la boca de su abuela, con quien vivía en una sencilla casa situada por las afueras de la ciudad.
Ya le resultaba más que tedioso y aburrido confundirse en esa masa que ora bajaba, luego ascendía, dando impresión de manada, transformando a los vagones en gigantescos jaulas cargadas con humanos de a pie. Enormes jaulas, pensó. Sólo que nos las construimos nosotros mismos, continuó infiriendo. Qué estúpidos somos, completó en su mente.
                Visto desde cierta altitud, por una mosca que decidiera remontar hasta la cúpula del edificio, los vagones aparentaban cual gusanos gigantescos tragando a las pequeñas hormigas humanas en su apurado caminar, mano, hacia el matadero de la esperanza.
                En Japón crearon “empujadores”, personas que empujan a quienes no consiguen ingresar a los vehículos, recordó Susana que lo había leído en páginas vistas “de ojito” en la edición quinta del diario La Razón. ¿Cuándo los tendrán aquí?, se encontró preguntándolo en voz alta. Por supuesto ninguno prestó atención a sus palabras.
                Susana, trabajando ocho horas en la peletería. Se procuraba más dinero haciendo trabajos de hechicería transmitidos por sus antepasados originarios quienes también le habían legado su hermosura indígena.
Tales saberes dieron a Susana la certeza de la existencia de un universo al que nunca tendría acceso esa masa de costumbres repetitivas, intereses superficiales y máscaras abigarradas. Por eso ella quería salir de entre aquella multitud, desaparecer, convertirse en otra, por sobre todo necesitaba imperiosamente ser ella misma; auténtica. Empero, estaba extraviada entre en ese gentío, con su pelo corto y negro, lleno de rulitos; la mirada altiva y el tapado ajustando sus contornos dadivosos. Era parte del grupo innominado pero desajustaba; se diferenciaba sin proponérselo.
                Recordó haberse dirigido al último vagón, igual que todos los atardeceres laborales de éste año, y del otro, y también del anterior. Pero, aún no iniciada la marcha del tren, en un momento, advirtió que algo no estaba bien, una cosa cambiaba aunque no supiera decir qué, o por qué motivo tenía tan inesperada sensación.
                Recordó sus últimos pasos en el vagón, pero no más.
Fue comprendiendo que algo de su constitución se estaba esfumando, perdíase, pero no disolviéndose o por tornarse invisible, sino a través de la vivencia de una desgarradora tortura – intensa, inmediata, repentina –, cierta alquimia donde la piedra filosofal era ser cortado en trocitos – no el cuerpo, claro; sino el espíritu – para desparramarlos enseguida entre los silenciosos – bullangueros – transeúntes.
Susana advirtió lo ocurrido. Fue lo último que estuvo en condiciones humanas de recordar. Ya no era más parte de la multitud. Ningún vínculo la relacionaba ahora con aquellas personas plenas de mediocridad.
Descubrió que su animal de poder era el águila.
En pocos intentos alcanzó altitud suficiente. Sin proponérselo, guiada por aquellos saberes ancestrales, puso rumbo hacia los Andes.
Sintió que la libertad que tanto hubo anhelado se había convertido en concreción real. Pudo disfrutarlo.
En soledad, siguió volando.
                Recuerdo que, al día siguiente, los canillitas voceaban la desaparición de una bella joven, de extraña vida.
                En el anhelo de noticias, la abuela visitó cada semana la comisaría, aguardó horas sentada en los sillones de madera de la antesala del despacho del juez interviniente y conversó cada vez que pudo con el fiscal de la causa. Susana nunca fue encontrada.

Barrio de Villa Devoto (Ciudad de Buenos Aires), 7 de junio de 1976

©ANTONIO LAS HERAS, poeta y escritor argentino

MIEMBRO ASESOR DE ASOLAPO ARGENTINA 

No hay comentarios:

Publicar un comentario