bienvenidos

bienvenidos

domingo, 18 de junio de 2017

FELIZ DÍA DEL ESCRITOR - Susana Roberts, Chubut, Argentina




FELIZ DÍA DEL ESCRITOR -13 de Junio 2017.
En conmemoración al nacimiento de Leopoldo Lugones 13/6/1874-13/6/2017- Creador de la Sociedad Argentina de Escritores-SADE.

CELEBREMOS ESTE DIA ¡QUERIDOS AMIGOS COLEGAS, LOS QUIERO, LOS ADMIRO!
Este es un día para celebrar con el corazón pleno, los que tenemos el oficio de escribir lo sentimos de una manera especial y lo compartimos con nuestro ser que nos recorre cada vez que llevamos alguna idea al papel.
 
Para Ernesto Sábato no se es escritor, “no se hace arte, ni se lo siente con la cabeza sino con el cuerpo entero; con los sentimientos, los pavores, las angustias y hasta los sudores”. Nadie puede enseñar ni entrenar la intuición, ni tampoco puede ser enseñado el noble arte de la inspiración. Y en cuanto a la creatividad solo se puede despertar, nunca enseñar o aprender, somos tan únicos y diversos y de esa manera nos expresamos desde la verdad que nos habita.
Un escritor es una persona que utiliza palabras en varios estilos y técnicas para comunicar ideas. Los escritores producen diversas formas de arte literario y escritura creativa, tales como novelas, cuentos, poesía, obras de teatro, artículos periodísticos, guiones o ensayos. Los escritores expertos pueden utilizar el lenguaje para expresar ideas, su trabajo contribuye de manera significativa al contenido cultural de una sociedad.
Lugones junto a una generación de escritores de la época integró  el modernismo inaugurado por Martí,  y en sus distintas etapas se destaca Manuel Nájera(México),Julián de Casal (Cuba),José Silva( Colombia),Rubén Darío(Nicaragua) y alrededor del Rio de la Plata aparece el nombre de Lugones, Julio Herrera, Freyre, Chocano, Amado Nervo, etc. Una de las peculiaridades es el avance de trazos vanguardistas que tanto han admirado a críticos y poetas de todos los tiempos. La adjetivación infrecuente, las rimas extrañas, la asociación de ideas o realidades distantes, la ruptura permanente y consciente del ambiente o tono lírico, la continua falta de respeto a los temas más sagrados y el ataque indiscriminado a cualquier asunto que pudiera recordarle la estética sentimental burguesa. El deseo del autor de buscar críticamente inéditos modos literarios y su codicia por degradar a la Luna como sustancia poética habitual, parecen conducirle a alterar o ignorar las formas tradicionales, una mezcla de niveles de lenguaje, de términos científicos y coloquiales que, por sí mismos, se convierten en un elemento significativo dentro de los textos y que ya anuncian, sin saberlo, años más tarde, los hallazgos de la vanguardia. Todos estos cambios no solo literarios acompañan una vida tensa, agitada y de suicidio. Fue un pensador no del todo aceptado por el conocimiento popular, sus ensayos lindando lo político lo hicieron algo desdichado al no alcanzar a ser quien quería ser. L. Lugones rompe los esquemas conocidos en la escritura, y decía a menudo que: “la poesía era la única razón de soportar la existencia”. Siguieron sus descendientes no sin menos problemáticas de suicidios y un torturador y ya lejos de esa historia leo a su bisnieta Tabita Peralta Lugones  en un artículo del diario Clarín del 2013, titulado: Luz y tinieblas, los Lugones, con cierta intimidad denuncia su procedencia y declara que diminutas personas la habitan, sin penas ni nostalgia, y continúa diciendo:  A veces, como yo, hablan en francés o en catalán, a veces son terriblemente argentinos, los mantengo vivos mientras vivo, y los escribo una y otra vez, y agrega: también deben vivir en mi los cambios ideológicos, la maldad intrínseca de mi abuelo y el deseo de ellos de existir en el mundo.  Ella ha reunido cartas de familiares y sucesos de sus vidas para integrarlo en un libro “Retrato de Familia” y dice desde Barcelona no usar su nombre verdadero. Siento la incomprensión tendida en las alfombras del destino como si una luz ausente demacrara la existencia de este gran creador que fue transgresor de todo un estilo conservador  para lanzar las amarras de una nueva época en la escritura, esa que junto a otros autores  alimentaron nuestros primeros años  de creatividad y asombro y que hoy le debemos tanto ,como si por un instante entráramos a la atemporalidad de una historia personal que nos vuelca en el silencio para honrar su memoria con todas las fuerzas del arte y  cantarle juntos un himno diferente a la luna.

©SUSANA ROBERTS, poeta y escritora argentina
GOBERNADORA CULTURAL DE ASOLAPO ARGENTINA EN CHUBUT


No hay comentarios:

Publicar un comentario