bienvenidos

bienvenidos

sábado, 16 de agosto de 2014

SILENCIO, de MARÍA ESTER SORBELLO, Buenos Aires, Argentina


Imagen de: www.tdahvalles.or

SILENCIO 

Me ahogaba.
Estallaba dentro de mí
en mil pedazos.
me desangraba día a día.

¡No digas nada,
eso no se dice!
Retos y más retos…
Me llamaban al silencio
¿Para qué? ¿Por qué?
Y acostumbrada a obedecer,
callaba.

¡De eso no se habla,
eso no se dice!
Y callaba…

Ocultaba marcas,
en mi cuerpo y en mi alma,
caminaba con la cabeza gacha,
arrastraba mis pies,
vacía, con ojos muertos.

Ahí va la que calla
ahí va la que sufre,
no podía hablar con nadie.
No querían escuchar,
no querían saber.

Un día...
Mi grito se escuchó hasta el cielo.
Me quité los candados
y el alma  de los labios.

Grité hasta quedarme sin voz.

Increíblemente
me levanté nueva
florecida,
con pájaros en mis pies
y alas en las manos,
la cabeza erguida
y palabras,  más palabras
letras que en mi brotaban,
se juntaban formando frases
y no callé…

¡No callé nunca más!

Ya nadie podrá enmudecerme
nadie impondrá  silencios.

Solo yo,
que a veces me refugio en ellos,

Para pensarte a ti.

© MARÍA ESTER SORBELLO, poeta y escritora de Buenos Aires, Argentina.

MIEMBRO HONORÍFICO DE ASOLAPO ARGENTINA

4 comentarios:

  1. María Ester Sorbello...Cuando el grito se esconde tras el alma lastimada, reaparece para no callar nunca más.....

    ResponderEliminar
  2. Y cuando estallas al fin,te miran como diciendo " A esta qué le pasa"?No les gusta o no les conviene ese cambio tuyo.Pero es necesario tener el valor para dar ese gran paso.¡Muy bueno tu poema!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias catalinaladivina, me pasó tal cual lo dies, besos.

      Eliminar